Las bombillas tóxicas de bajo consumo

Share Button

No todo son ventajas con las bombillas de bajo consumo.

Con la prohibición de la fabricación de las bombillas incandescentes para ahorro de energía y reducir las emisiones de CO2 al ambiente, se ha puesto muy de moda la “bombilla de bajo consumo”, que deberemos llamar a partir de ahora “bombillas tóxicas de bajo consumo” o algo similar, puesto que no son más que bombillas compactas fluorescentes, compuestas por tubos fluorescentes rellenos de vapor de mercurio, que resulta ser muy tóxico cuando el tubo fluorescente se rompe, y respiramos ese vapor.

Las bombillas tóxicas de bajo consumo

Para conocer las bombillas tóxicas de bajo consumo, de qué están hechas, como surgen y como nos afectan, puedes ver el documental emitido en “la noche temática” en La2 de RTVE, varias veces desde el día 08/06/2013, la última, hasta ahora, vez el pasado sábado 14 de marzo de 2014, que os dejamos más abajo reproducido en youtube.com, se muestra cuales son los efectos de respirar los vapores de mercurio de una bombilla de bajo consumo que se rompe, y el vapor se queda en el dormitorio de 2 niños que empiezan a tener una enfermedad con graves síntomas que duran durante décadas, sin saber muy bien como tratarlo, puesto que el mercurio se absorve muy rápido pero apenas se elimina del cuerpo.

5 miligramos de mecurio pueden hacer impotable 5000 litros de agua

Los síntomas inmediatos son la pérdida del pelo totalmente, incluso cejas y pestañas, posteriormente temblores de manos. El mercurio afecta al sistema nervioso atacando a las neuronas, haciendo perder capacidad intelectual, memoria, coordinación, etc., y también ataca a otros órganos como pulmones, riñones, etc.

La legislación europea prohibió hace tiempo el uso del mercurio en la fabricación de cualquier cosa, excepto en las bombillas de bajo consumo, o compactas fluorescentes, permitiendo una cantidad de 5 miligramos de mercurio por bombilla. en el documental se dice que 5 miligramos de mecurio pueden hacer impotable 5000 litros de agua.

Sin duda, deberíamos ir dejando de comprar bombillas de las llamadas “de bajo consumo”, muy tóxicas si se rompen, y empezar a cambiarlas poco a poco por otras como las LED, más caras pero con menor consumo, y no esperar a que se rompan y estar expuestos a respirar vapores de mercurio, cuyos efectos tóxicos en nuestra salud,  que serán irreversibles en muchos años, los sufriremos en nuestra familia irremediablemente.

El documental

Este es el video publicado en youtube.com del documental “Las mentiras de las bombillas de bajo consumo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *